DONT MONEY BE HAPPY

agosto 14, 2017 | en: Actividades, Comunicaci贸n social, Consumo responsable, Experiencias, Participaci贸n

El biol贸go Juande Fern谩ndez recorre en kayak los 200 km que separan Cartagena del Cabo de Gata y sin gastar un solo euro

Las playas de la Regi贸n se descubren como id贸neas para acoger a los/as aventureros/as y buscadores/as de metas que anhelan sentir en sus propias carnes la emoci贸n y la vitalidad en las que solo les puede sumir un duro desaf铆o. Y, cuando se trata de echarse al mar y hacer kil贸metros jug谩ndose el f铆sico, nada tienen que envidiarle a lugares de renombre como el estrecho de Gibraltar o el Canal de la Mancha. Y, si no, que le pregunten a Juande Fern谩ndez, un doctor en Biolog铆a y delegado de Greenpeace en la Regi贸n de Murcia 鈥搎ue asegura que su cargo no ha tenido nada que ver en este proyecto鈥 que ha recorrido con su kayak en nueve d铆as los 200 kil贸metros que separan la costa de Cartagena del Cabo de Gata, y con un handicap colosal: sin gastar ni un solo euro.

De ese prop贸sito nace el nombre de su proyecto,聽Dont money be happy, que est谩 integrado por 茅l y por Iris y Luciano, dos vide贸grafos que fueron por tierra y documentaron el recorrido y lo que ocurri贸 en las playas, pero sin poder prestar ning煤n tipo de ayuda a Fern谩ndez. Durante toda su traves铆a, el aventurero ha dependido exclusivamente de la bondad y la ayuda de la gente que lo encontr贸 en las playas para poder comer y dormir.

Dont money be happy聽ha sido del mismo modo su se帽a de identidad en redes sociales, en las que cada noche, durante la traves铆a, ha publicado un v铆deo resumen del d铆a. La iniciativa ha recibido un gran respaldo de los/as internautas, que para el protagonista de las aventuras 芦ha sido una pasada, sobre todo en esos momentos de baj贸n, porque los hubo. El esfuerzo de acabar de remar a las diez u once de la noche y estar dos o tres horas editando el v铆deo cost贸 lo suyo, pero sin duda ha merecido la pena, esto lo ha compensado much铆simo禄, afirma.

El pasado d铆a 1 de agosto, puntual a la salida del sol, Fern谩ndez estaba poniendo su kayak en las aguas de la cartagenera playa del Port煤s para emprender un viaje que acabar铆a el d铆a 9 de agosto, uno antes de lo previsto, puesto que, en uno de los 煤ltimos d铆as de la traves铆a, le anunciaron que 芦el 10 llegaba un temporal de levante terrible禄, seg煤n palabras del aventurero. M谩s tarde se pudo comprobar que la previsi贸n estuvo en lo cierto.

Las playas han sido el hotel de este eventual pirag眉ista, que ha tenido que dormir a sus pies y buscar refugio en ellas todas las noches, a excepci贸n de una. Ese d铆a, el quinto, en el ecuador de su traves铆a, hab铆a llegado a la playa de Vera y su habitual positividad se vio calcinada por las circunstancias: un d铆a de no poder conseguir apenas comida, de agotamiento, dolor de espalda… 芦Sent铆 que no sab铆a por qu茅 estaba haciendo esto, era un momento muy duro禄, cuenta Fern谩ndez.

芦Pero, de repente apareci贸 una pareja y me dijeron que me invitaban a dormir en su casa e, incluso, a cenar a un restaurante hind煤. Me pareci贸 incre铆ble estar viviendo esa situaci贸n cuando m谩s la necesitaba y ha sido una de las tantas que me han hecho sentir afortunado por haber dado lugar a que este tipo de cosas me pudieran ocurrir禄, concluye.

Asumir riesgos tiene premio

En uno de los 煤ltimos d铆as de la traves铆a, Fern谩ndez visit贸 un club de buceo en el que le dijeron que su pr贸ximo tramo no se pod铆a cruzar en kayak, ni siquiera en embarcaciones peque帽as, por el viento que hab铆a. Sin embargo, la presi贸n de no poder cumplir con su premisa le hizo echarse al agua y, finalmente, lo consigui贸. 芦La emoci贸n de decir ‘joder, dec铆an que no se pod铆a y lo he hecho’ es impagable禄, afirma Fern谩ndez.

Pero el momento m谩s determinante lo vivi贸 en el 煤ltimo d铆a de su aventura. Fern谩ndez se encontr贸 con unas condiciones de tiempo muy adversas y, a solo 7 kil贸metros de la meta, 芦no sab铆a si iba a poder llegar o no禄, cuenta. 芦Me llegu茅 a plantear llegar andando, porque no ve铆a accesible hacerlo por el mar禄, afirma el aventurero, que lleg贸 a ponerse a caminar durante un rato, pero se dio la vuelta y volvi贸 a echarse al mar por 芦la sensaci贸n de frustraci贸n y el pensar que, despu茅s de casi 200 kil贸metros, no pod铆a rendirme禄.

芦La emoci贸n que sent铆 al llegar a la meta con las olas habr铆a sido mucho menor si lo hubiese hecho con el tiempo tranquilo y calmado禄, concluye Fern谩ndez.

FUENTE: Pablo J. S谩nchez http://www.laopiniondemurcia.es/

La imagen es de Enbici.eu



1 Respuesta a DONT MONEY BE HAPPY

Avatar

Lucas

agosto 26th, 2017 a 9:21

Toda la raz贸n, si no asumes algunos riegos en la vida no puedes avanzar como persona.

Formulario de Comentarios